Visita:

4 oct. 2010

Pabadas

¡Demonios!

Otra de esas frases que te levantan el espíritu y te hacen desear comer una nube.

Martes treinta y uno de Marzo de dos mil diez. Siete de la tarde con catorce minutos. La luna llena se escondé detrás de los elegantes edificios que rodean tu pequeña casa. Fitzgerald roba tu melancolía del día…

Llevas (seis) días sin contar las (siete) horas y (treinta y seis) minutos, sin que su cuerpo esté a tu lado; no era la magia que gira con ella, ni son sus pechos perlados lo que te hacen pensarla; era quizá la indiferencia.

¡Demonios!

Como buena es muy buena. Pero como mala, es mejor.

Siete de la noche, treinta y seis minutos. Ahora es Krall quien te anima un poco; al menos le quita lo melancolico a la situación de añoranza.

Pareciera que sos un pibe más. Cálmate che!

En este momento todos los sentimientos que pueden atacar a un puberto promedio me atacan a mí; no sé estar mucho tiempo sin sus labios.

¡Demonios!

¿Qué más da?


Sólo dilo
VAMOS… DILO
DILO



¡Te amo!

No hay comentarios: