Visita:

19 dic. 2009

Historias Cotidianamente Extrañas I

Quiero hacer un poema de tus labios, no sé si eso me hará sentirlos en mis pechos una vez más. ¡No tengo idea! Y si es que la tengo prefiero que quede aquí encerrada en mi mente, mis líneas discretas, los trazos seguros. Quiero escribir la historia de tu cuerpo sobre el mío; hablar de esas tardes lluviosas, calurosas, las tardes locas de julio. Tardes lluviosas, cuerpos sudados, bocas torpes… miradas cómplices… Quiero vivir ese julio y dejar guardado con él las palabras que prometí no olvidar, pero ahora deseo no hablar más de ellas. Quiero volver a ese julio y dejar todas mis lágrimas en su lluvia; volver a ese julio y regresar de él con los labios carnosos que robaron mis mentiras ...

No hay comentarios: