Visita:

4 ene. 2011

Vení

Ven a mi hora poeta.
Mis manos
han tomado la luna
de tu espalda.
De tu cabello se ha tejido
el camino azulado a mi sueño infantil.

 La oscuridad de tu nombre
esconde el bálsamo de inocencia.
Retomo la soledad
entre tu pecho cercano al sol
y a mi alcoba blanca.
Ven a la hora que te pertenece.

No hay comentarios: