Visita:

10 ene. 2010

Sueños Delirantes


La tetera empieza a chillar; se escapa la presión del agua hirviendo por un pequeño orificio. Llueve. La tarde es tan nublada que parece de noche; quieres salir a caminar. El encierro te desespera. Preparas un té de hierbas, una cucharada de azúcar, dejas que repose. Vas a tu habitación, encuentras un libro viejo, recuerdas que alguna vez la persona que te regalo ese libro fue tu pareja. Lo tomas, lees la primera página.
Tienes sentimientos encontrados; el té se acaba tan rápido. Llueve a cantaros, escuchas una plática estúpida entre los miembros de la sala; te aburre tanto pero no dejas de escucharlos. Cierras la puerta de tu cuarto, pones un LP de Armstrong; apagas las luces, el saxo de Louis te enamora; te aburre. Duermes; despiertas asustada…
¿Quién es el que te besa en el sueño?... te asusta enamorarte de esos labios. Preparas más té por la madrugada, la tetera chilla… se escapan tus sueños delirantes por un pequeño orificio: La Boca. ¡Ve a dormir! Tienes que recuperarlos antes de que tengas que salir mañana por la mañana.

No hay comentarios: