Visita:

9 ene. 2010

Ensayo.- Leer y Escribir



Descubrí que leer era mi pasión… A los seis ó siete años llegó a mis manos un gran libro, El Maravilloso Mago de Oz de L. Frank Baum; era una completa delicia abrir el libro que tenía a un costado una especie de “paleta” con las imágenes de los personajes -la gran “paleta” no era más que los timbres con los sonidos característicos de cada uno de ellos, Dorothy, Totó, el León Cobarde, etc.-. Conforme ibas leyendo la historia podías escuchar la voz de cada protagonista; digamos que esa magia de leer y escuchar ladrar a un perrito que defendía a la pequeña Dorothy de la Bruja mala del Este y del Oeste me enamoró desde pequeña.

A ciencia cierta no tengo mucha idea de cómo es qué me encantaron tanto los libros – ni cómo es que aún tienen ese efecto en mí- pero sin duda lo considero un verdadero deleite a los sentidos; el abrir un libro viejo y esa aroma que embriaga, el pasar las hojas rápidamente cuando no sabes que pasará con la chica linda de la novela, la tipografía de las letras, el color o el tamaño de las hojas y lo más importante, el mensaje que vuela entre las líneas son sólo aspectos que embelecen mis sentidos.

Alguna vez escuché la idea de que un libro cobra vida al ser abierto y leído, la verdad me parecía un cuento más; pero ahora que leo y escribo, me enfrento al peor enemigo de un escritor… una hoja en blanco. Y ahora sí puedo decir que entiendo lo que es un libro, lo que son las letras y lo que hay detrás de una página (y no me refiero a que podamos encontrar otra página retacada de más letras).

Yo me refiero a la delicia que es encontrar un ejército de palabras que luchan entre ellas, una batalla que hacen y dejan de existir como unidad y luchan, todo para decir: lo que son y desean ser; esa es la verdadera delicia de la lectura y la escritura, esa es la razón primordial del porque me encanta estar en este mundo de ideas y ejércitos.

No hay comentarios: