Visita:

22 dic. 2010

Escribir una nota

1. Desnúdate ante ti. No temas por ninguna idea que ande rondando por tu cabeza. Ni la creas una babosada, por muy mala que sea. Tú convéncete de todo lo contrario.

2. Consulta a tus manos si quieren escribir/teclear o garabatear ideas en cualquier objeto, hasta las bancas de la escuela son un buen lienzo para escribir.

3. Considera el tiempo en que tardas en romper la barrera de "hoy sí hablaré" para que al otro día ya tengas un aproximado de tiempo y no pierdas más al próximo día.

4. Ponle fin a tu pereza y sin más ni menos deja que tu espíritu poético llene de pseudo-magia tu mirada

5. Mentalízate para cualquier discurso que salga de ti. Cualquiera. No será tan malo.

6. Evita a toda costa las cursilerías, las confesiones de mal gusto -Rufina, tás re boonita- y demás artilugios "encantadores", que de encantadores ni las faldas tienen. Di las cosas como son, es más fácil hacerlo de esta manera.

7. No caigas en el cliché de sentarte en algún rincón de casa o en alguna cafetería “bohemia” clásicas por su iluminación tenue, un cigarrillo, una taza de café -sin azúcar- y los anteojos a media vista...

8. No llenes de preámbulos tu cabeza. Sólo llega ante el papel desnudo, y ponle las mejores prendas para ese día; claro, considera las cuestiones climatológicas, las musicales, las teóricas, las físicas...El todo hace un algo.

9. No vayas de mano en mano dándoles a todos tus conocidos el resultado de tal experimento; sólo a los cercanos, a los que tú creas cercanos; si son lo suficientemente cercanos considerarán este -sííí, este texto- como el peor.
                      No me excusaré; acepto que tanta regla hará que el texto que sea escrito siguiendo estos pasos sea algo digno de ser escondido en algún baúl.

10. Olvida esos nueve pasos. Sólo escribe.

No hay comentarios: